CARMELA ISABELLA

 

muerte por  ambición

 

me duele Franja de Gaza    Palestina     Irak

me duele  Siria   Bangladesh   Bolivia   todas las muertes

quién pagará la sangre pintada cual hilo rojo

 sangre   fluye  en la veredas     en la calles

como un cuadro surrealista

alguien cubre   los cuerpo yacentes

 bajo un cielo asustado

                                       de bombas y aviones asesinos

 

desde la sombras los mercaderes armamentistas

cuentan su dinero manchado   sucio de muerte

sonríen ante las cámaras  con la palabra PAZ

 

sus conciencias se fugaron

las almas se viciaron de capital sin límites

                        único dios en el espíritu sin piedad

 

el estadio de poderes mundiales

intercambian fusiles por petróleo barato

destruyeron  Afganistán  y la cultura sumeria

de  la vieja  Babilonia

asesinando niños   ancianos   trabajadores

ante la mentira sistemática de la bomba atómica

 

en  los tiempos de Dios  diferentes al nuestro

con cerebros finitos  sin entender la grandiosidad

del universo con sus ires y venires casi siempre no  concebidos

 

  creo en la ley  boomerang

  nada permanece impune

los archivos están sabiamente escritos

donde nadie se salva

 

 

hoy 

lunes 23 de marzo el coronavirus está haciendo estragos. Hay un antes y un después.

Cuidémonos entre todos. En esta no existe bombas,  ni dinero ni poderosos que se salven.

un antes y un después

 

                                   ( la única vacuna que existe es permaneces en casa )

 

necesito reírme   bailar

darte un beso

pasar por el bosque con gorriones cantores

que nazca el loto desde el barro

amar con serenidad

invocar  con ternura al ángel de la guarda

hacerlo participe

ver a mi mamma feliz en sueños

 

no permitamos que la pandemia

nos enferme de miedo

la vida camina con nosotros

todo tiene un fin

aunque no duela

la tierra nuestra Gaia alerta

de la destrucción

esta viva y responde

 

la muerte sabrá su tarea

amor   paz    luz

 

soy un aspirante  con la constancia

 de dejar libre a mi alma

a  conducir mis pasos por la tierra

del recorrer  cotidiano  /  para amar

a todo ser viviente

todavía anidan  /    tribulaciones

                                                 dudas  /   dolor

el encono a los malvados  /  a los traficantes

 de la vida y muerte de los seres indefensos

 

 son almas  jóvenes andando a  oscuras

                                          por las sendas de la tierra

ignorantes del karma  /  causa y afecto

 

me lleno de mí misma

 

el alma  vibra con el canto del colibrí

con el amarillo  radiante del campo de girasoles

con el azul  luminoso del lago Meliquina

 sus ocres verdes amarillos / montañas doradas

 mi amor  a vos /  al desconocido  

 al  caminante  /  a la mujer de blanco

a los que moran  en otras latitudes  

 partidos  por misiles  /  el hambre / la muerte pronta

amor e impotencia se combinan todos los días

 

en esta humanidad impuesta por imágenes ficticias

con la conciencia atrapada por el amalgama

 de la mente inferior sujeta  / cristalizada

sin sentir ni palpar la conciencia

 del espíritu verdaderamente  humano

                          

Poema ganador Octubre 2019

 (primer premio en poesía de Avellaneda)                           

 

 

      estoy

 

mis  emociones

me encadenan  me sofocan

 

sigo fuertemente enlazada

 

persisto  ensayo   practico

solo logro instantes

                     de solo estoy






      infinito

 

 

por tanto tiempo

me perdí en el laberinto

un día descubrí mi alma

la puerta anhelada

 

me extendí en los puntos del infinito

luego de mucho andar

entré a mi morada de pertenencia

los guardianes me esperaban

y me volvieron a nacer




 

 

ayer y hoy

 

 

desde el fondo de los tiempos los

canallas arropados de dinero

apalean a los labradores / artesanos

artistas sensibles  / nobles

donde exponen en un lienzo

  masacres / hambrunas

en una melodía / en poemas

 enunciación de las infamias

 

hoy nos sigue sucediendo

suben al dominio los descendientes

 afloran / el odio  /  la venganza

 disfrazan como pueden  los estragos

usurpan las tierras  / a sus dueños ancestrales

 

no hay justicia / pobre aquel

de intentar cumplir su  juramento

 

las almas insignes / salen a la calle

gritan sus derechos / arriesgan sus vidas

para que vos / ellos / yo

vivamos con dignidad merecida

 

la crueldad / los gases / el egoísmo

alegra a señores / a damas elegantes/

al vecino pobre / sin corazón humano

 

desde siempre y por siempre

están  los luchadores /  los atrevidos

con el fin de / la patria es el otro

los suelos del planeta están

para abrigo  de todos los habitantes

porque esta casa es  refugio de todo ser

viviente / todas las razas  / todas las almas

 

 

 

 

 

 

 

danza del cielo

 

 

partió mi tren en el crepúsculo

en la danza cósmica donde los rojos  celestes

naranjas me mueve alrededor del sol viviente

anunciando su despedida

y una imagen dulce envuelta en su manto

me sonríe

 

perdí el tren   ya no importa

 

 

 

 

 

 

a la ronda ronda

 

Mambrú se fue a la guerra

chirivin chin chin chin

cantaban alegres  los niños

saltando  de la mano

no se cuando vendrá

ajaja ajaja no se cuando vendrá

los Mambruses perdían su vida  no volvían

pocos     mutilados - piernas  - brazos -  mente 

 nunca más  fueron los que partieron

 

a la ronda ronda

vendrá para navidad ajaja ajaja

Mambrú no vuelve más

 

 la ronda ronda ríe

canta - juega sin pensar en matanzas

pero  no volvió más

 

 los Mambrúes siguen muriendo

 asesinando hermanos

para abultar las cajas fuertes de los dueños

de las catedrales de la muerte

 en pos de los lujosísimos mansiones  yates lujosos

ellos se ríen - claro de una risa diferente

 

el mundo ciego sigue -  sigue  - chirivín chin chin

con Mambrues enviados a las bombas  aunque sus madres lloren

las multitudes clamen

los poderosos mandan a sus hijos a las universidades

cuando los Mambrúes parten a las trincheras

con sus bocas cerradas   -   los ojos ciegos

 

 

 

 

 

 

    retorno

 

 

las emociones fluctúan

 como el agua de un río tormentoso

donde las corrientes se entremezclan

en un laberinto frenético

 

solo la humedad de mis ojos

me alivia por minutos

 

tal vez esa visita en tierra de mis ancestros

donde mi primer llanto y mis primeros pasos

se complete mi alma

partida hace décadas

en una nave sin retorno

 

 ahora anuncio esta vuelta

en una aventura de familia y raíces

(C) CARMELA ISABELLA

 

Nació en Calabria, su infancia transcurrió en Salta y después se traslado a Lanús donde vive actualmente.
De vasta trayectoria literaria . Ha publicado entre otros "Día de Cristal",
"Esencias", "Cuentos Esporádicos","Morada del Indigo" y "Cuentos Esporádicos II" .
Ejerció el periodismo en diversos medios de Buenos Aires, participó además con diversos programas radiales .
Publica en periódicos y revistas del país y el extranjero.